Saltar al contenido

7 Beneficios de los Mandalas

Los mandalas es un símbolo espiritual conocido desde hace muchos siglos; y, que se puede encontrar en todas las expresiones de la naturaleza o el universo. Representa la totalidad, el equilibrio y unidad del Universo entero. Considerado como “Circulo Sagrado” en muchas culturas, por su connotación espiritual, y la representación del cosmos total. Y, en la actualidad, ya se conocen muchos de los beneficios de los Mándalas.

Representa los planetas, las estrellas, las olas en el agua, etc. Todo en la vida se representa en círculos, lo que se considera como la figura central y perfecta en el universo. Además, el círculo es entendido en muchas cultural, como la presentación de la vida: Al ir en círculo, la vida nunca termina. En la actualidad, los mandalas, son conocidos en todo el planeta, y adoptados por muchas razones. Porque, además de ser un Símbolo Sagrado en culturas de Oriente, también tienen muchos beneficios para la vida de quien los pinta, dibuja, o contempla.

1. Para relajarse y reducir el estrés

Una de las principales razones por las que se usan los mandalas en la actualidad, es por sus beneficios para relajar y reducir el estrés. Sobre todo en las grandes ciudades, donde la vida agitada puede conllevar al estrés extremo. Pintar y colorear mandalas, es una de las terapias relajantes más efectivas, que ha tomado gran acogida por hombres y mujeres de todas las edades.

2. Meditación, Concentración y enfoque.

Al pintar mandalas, uno de las cosas que se consigue es una gran concentración. Y, la concentración es fundamental para una mejor meditación. Ahora bien, la meditación es conocida por sus beneficios relajantes, donde todo fluye en un estado superior, dejandop afuera los pensamientos, emociones, y ruidos del mundo moderno.

3. Equilibrio en la vida interior y exterior

Los expertos señalan que pintar, dibujar, o crear un mandala, es una representación del interior. Es decir, al hacer un mandala, se están expresando tus emociones más fuertes. por ello, es una de las practicas más recomendadas para auto conocerse, y entender nuestros pensamientos y emociones. Y, de esta manera, poder calmar, relajarse y meditar mejor.

4. Mejorar la creatividad, imaginación e inteligencia

Sin duda, el experimentar con las diferentes formas y colores, te llevará a un estado, que quizá antes no conocías de ti. Es decir, el adentrarse en pintar o dibujar un mandala, te lleva a un estado de creatividad, que muchas veces puede sorprenderte, al descubrir que dentro de ti hay creatividad natural, que muchas veces no aflora, por el ruido constante y alto de la sociedad actual.

5. Autoconocerte

Al crear o dibujar un mandala, lo que estás haciendo es expresar tu voz interior. Es tu estado emocional y mental representado en un circulo sagrado. Muchas veces, puede que no entendamos las situaciones de nuestra vida, ni por qué nos pasa lo que nos pasa. Sin embargo, al hacer los mandalas, en esos momentos, podemos sentir que nos reconocemos, en esa representación.

6. Conectarte con tu interior y con el universo (o con Dios)

Expresar tu yo creativo, concentrarte y meditar, te conecta con la creación divina, el centro de toda creatividad, el cosmos (O Dios, si quieres llamarlo así) Esa Fuente Creadora, donde todo es posible, y donde todo lo espiritual se crea. De donde procede toda energía. Además, en muchas terapias con mandalas, se enseñan algunos mantras, que se declaran mientras se pinta o colorea.

7. Mejorar el sueño, y reducir el insomnio

La mejor creatividad, concentración, relajación, y el conocimiento de uno mismo, permite que tu vida espiritual, emocional, y mental encuentre el equilibrio. Por este motivo, es una de las mejores terapias para conseguir descansar mejor, reduciendo el insomnio o los problemas para dormir.

Como puedes ver, los mandalas son muy beneficiosos en todos los aspectos de la vida. Aquí te mencionamos sólo algunos. pero, al adentrarte en su conocimiento y practica, descubras muchas más bondades. Anímate, y empieza a disfrutar de sus beneficios terapéuticos.